domingo, 28 de mayo de 2017

Religión desde los tres años

Una de las condiciones ideales que creo necesaria para “tolerar” la materia de Religión confesional en la escuela pública (y así lo he escrito en otras ocasiones) es que aquella se ofrezca únicamente en los últimos años de secundaria (no en primaria ni, mucho menos, en infantil). El fuerte contenido ideológico y moral de la materia de Religión, y la forma (necesariamente) dogmática que tiene de exponerlo, hacen de esta materia algo no apto para mentes infantiles. La formación en una confesión religiosa concreta debería ser siempre una decisión lo más consciente posible. Y tanto los padres como el Estado tendrían que evitar que los niños sean adoctrinados de una manera tan insistente (por la religión católica o por cualquier otra doctrina) desde... ¡los tres años! Tal vez una familia crea que sus creencias religiosas son excelentes para sus hijos. Pero, desde una perspectiva más objetiva, es más excelente aún procurar que sean ellos (los propios niños) los que las valoren libremente así, a su debido tiempo. Y es esto último lo que debe garantizar el Estado, y con la misma energía con la que protege a los niños de otros posibles abusos contra su libertad y autonomía, vengan de donde vengan, incluso si vienen de su propia familia... De esto trata nuestra última colaboración en el diario.es. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 25 de mayo de 2017

Sobre verdad y conocimiento (4ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

Ayer miércoles celebramos nuestra 4ª sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. Nos empeñamos en saber qué es saber y cómo podemos estar seguros de algo. Es decir, nos preguntamos qué es, de verdad, la Verdad. Para tratar un tema con tan mala fama (de pretencioso que es) tuvimos que desmontar primero (o intentarlo) las tesis que niegan la validez objetiva de toda tesis (el escepticismo, el relativismo, el pragmatismo). Una vez probada la posibilidad de la verdad, nos dimos a investigar si esta era una cuestión de correspondencia con los hechos o de consistencia lógica con otros pensamientos verdaderos. Nos preguntamos, en suma, si el conocimiento depende de la experiencia o de la razón. ¿Vemos según pensamos o pensamos según vemos? Tras comprobar que el empirismo (y el método de la mayoría de las ciencias) es una teoría muy poco de fiar, y que el racionalismo (al menos, el que conocemos, tan ligado a las matemáticas) no descansa tanto en la lógica como él cree, nos volvimos a casa (algunos a la Feria de Cáceres) con la clarísima impresión o idea de que, sobre el conocimiento y la verdad, no tenemos casi nada claro. Más no se puede pedir a un taller de filosofía. O eso me parece a mi.
Esta vez tampoco comparto las notas (habría que editarlas), sino solo la presentación, que da una idea de todo lo que discutimos y tratamos. También una pequeña bibliografía. Gracias por la asistencia (mucho más meritoria teniendo una magnífica Feria al lado) y, como siempre, por lo mejor de la noche: el debate. 

El próximo miércoles  31 hablaremos de lo que significa ser persona, del problema de la identidad personal y de esa compleja y misteriosa entidad que es la mente. Será, como siempre, de 20 a 21.30.

miércoles, 24 de mayo de 2017

¿Por qué no ser un corrupto?


¿Qué nos obliga a ser honrados? Dejando de lado los genes, la ley (que solo obliga a los más débiles o incapaces) y a Dios (esa especie de policía incorruptible ante el que no podríamos quedar impunes), solo nos queda una cosa: la ética. Pero la ética no es más que la discusión racional en torno a preguntas como la que encabeza este artículo. ¿Hay realmente alguna razón moral para no ser corruptos? Si no contestamos a esta pregunta no hay movilización, moción de censura, o esfuerzo cívico y político que pueda hacer absolutamente nada para librarnos de la corrupción (ni, como ven, de la filosofía). 

jueves, 18 de mayo de 2017

Sobre Ética y Moral (3ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

El pasado miércoles celebramos una nueva sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. Discutimos acerca de la conducta moral (como algo diferente de la conducta biológica o cultural), de la libertad, de las distintas teorías éticas, de la falacia en la que incurren los reduccionismos naturalistas o culturalistas, de las indeseables consecuencias de las teorías "emocionalistas" (hedonismo, utilitarismo...), de la insuficiencia de las teorías procedimentalistas, y de la original (y poco estimada) propuesta de las éticas intelectualistas. Y ahí nos quedamos. ¿Es el conocimiento del bien condición suficiente para se bueno? ¿No es cierto que todo el mundo es todo lo bueno que puede ser? ¿Tienen algún sentido la culpa, la pena, la venganza...? ¿Es la educación la vía más apropiada (tal vez la única) para ser buenos y felices?...  Como, de nuevo, no he tenido tiempo de editar las notas de la ponencia, os dejo, al menos, la presentación, y una pequeña bibliografía. También algún artículo. Y este blog. Y el agradecimiento por vuestra acogida y participación. ¡Sois buenísimos! 



El próximo miércoles 24 trataremos de la Verdad, la Religión y la Ciencia. Será a la misma hora, de 20 a 21.30.  

¡Más educación religiosa!

Ya quisiera yo un acuerdo con la UNESCO para que también se garantizase en “condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales” la enseñanza de la Ética y la Filosofía. U otro con la Unión Europea, para que se garantizase, en los mismos términos – y tal como recomienda el Consejo de Europa – la Educación para la Ciudadanía. Pero claro, ¿cómo vamos a comparar la autoridad civil de la UE con la sagrada potestad de la Santa Sede? De hecho, la materia de Educación para la Ciudadanía solo se imparte durante un curso y una sola hora semanal. Así, si la formación en un sistema moral particular (el católico) se ofrece obligatoriamente durante once cursos, la educación en los valores que hemos de conocer y respetar todos los ciudadanos es, en la práctica, inexistente... De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

domingo, 14 de mayo de 2017

Educar en lo común.

Estudiantes de Badajoz discutiendo de filosofía en la calle (foto del autor)
Un amigo mío dice que la educación pública se originó en las disputas que se organizaban alrededor de Sócrates en la antigua Atenas. Allí (y a diferencia de la educación privada que ofertaban los sofistas) se admitía gratuitamente a todo aquel que quisiera discutir sobre los valores morales que sustentaban a la comunidad. Eso es, en origen, la política. Algo que se constituye – en la misma génesis del término – como un problema, más que como un hecho. Al menos en Occidente, donde nace ligada a la filosofía como un debate permanente (eso es la Asamblea) en torno al bien común.
De esto trata nuestra última colaboración en el diario.es Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 11 de mayo de 2017

Sobre Política y Justicia (2ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

Estimados amigos del taller de filosofía del Ateneo, no tengo, por desgracia, tiempo de editar las notas de la ponencia sobre política y justicia que presentamos el pasado miércoles 10. Mientras lo hago, os adjunto al menos la presentación, por si os sirve de recordatorio, así como una bibliografía básica (imperfecta e improvisada) sobre el tema. También algunos artículos del autor relacionados con la ponencia, como este o este. O en prensa, como este, o este, o este otro. También sugiero la visita al interesente blog sobre ética y política de mi colega Juan Antonio Negrete

 Muchas gracias por la asistencia y el debate, que es siempre lo más interesante. Podéis utilizar los comentarios a la entrada para prolongarlo. El próximo taller, sobre El Bien y la Ética (por qué somos todo lo buenos que podemos ser), tendrá lugar el miércoles 17 de mayo de 20 a 21.30.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Le Pen y las emociones políticas.


Las democracias liberales en las que vivimos no tienen otro soporte firme más que la vigilancia y el crecimiento económico. Su fundamento ideológico es tenue, confuso, abstracto y carece de todo poder de encantamiento. Es por eso que son tan vulnerables a los cantos de sirena del nacionalismo más identitario, del fundamentalismo religioso, o de los populismos neofascistas. Especialmente en momentos en que el crecimiento económico ilimitado deja de ser creíble (o de entenderse como necesariamente ligado al modelo de sociedad liberal)... De esto trata nuestra última colaboración en el Periódico Extremadura; para leer el artículo completo pulsar aquí. 

martes, 9 de mayo de 2017

Nueva sesión del Taller de Filosofía del Ateneo.

Mañana miércoles 10 proseguimos en el Ateneo de Cáceres (General Ezponda, 9, junto a Plaza Mayor) nuestro TALLER DE FILOSOFÍA. Esta vez, la ponencia y el debate abierto versará sobre la noción de PODER y el problema de la JUSTICIA. De 20.00 a 21.30. Entrada libre.

domingo, 7 de mayo de 2017

Filosofía del sábado noche.


Tres cosas hacen falta para cambiar el mundo: una idea certera de qué es la justicia (o, al menos, de lo que no lo es), un grado suficiente de organización y disciplina, y jóvenes, muchos jóvenes. Esto último lo tengo muy claro. Me lo ha enseñado mi trato con los alumnos durante años. Y me lo confirma la experiencia – cada vez más frecuente – de encontrármelos entregados a la filosofía o la política en su tiempo libre. El domingo pasado – por ejemplo – sorprendí a algunos en un local de Mérida hablando de cosas como la esencia y la existencia. Y el viernes, en Badajoz, cerca de doscientos chicos convocados por la Coordinadora de Estudiantes nos invitaron a la compañera Julia Ripodas y a mi a discutir con ellos sobre el feminismo, el poder y la justicia...




miércoles, 26 de abril de 2017

Teatro y educación

El porqué de la (larga) decadencia del teatro es algo complejo de explicar. Preguntaba hace muchos años Jerzy Grotowski (un gurú del teatro experimental de los 60) por aquello que ofrece el teatro y no puede ofertar ningún otro espectáculo. Mi respuesta es que no hay nada artísticamente esencial en el teatro que no pueda ser traducido, hoy en día, a otros lenguajes audiovisuales. El tópico de que el teatro es algo “vivo” y, en ese sentido, incomparable con el cine u otros espectáculos grabados es simple fetichismo. En general, el público no acude el teatro a sentir la presencia de los actores, ni a romper cuartas paredes, ni a gozar de algo único e irrepetible, sino, simplemente, a ver una buena obra.


¿Qué podría ofrecer, entonces, el teatro – que no tiene nada esencialmente específico que ofrecer – para salir de este confinamiento (entre institucional y “folclórico”) en el que penosamente pervive? La respuesta creo que está muy clara: tiene que ofrecer calidad. El teatro ya no puede ni podrá ser un espectáculo de entretenimiento popular. Bien. Que lo sea fundamentalmente artístico y educativo.

De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

domingo, 23 de abril de 2017

Educación concertada en Pionyang

Me había pasado inadvertido, pero me lo recordó, el otro día, un perspicaz compañero: la jornada reivindicativa de la escuela concertada del pasado miércoles fue lo más parecido que se pueda ver por aquí a las típicas demostraciones de adhesión incondicional a una idea o un líder. Se interrumpieron las clases, se hizo formar a los alumnos en el patio – la mayoría de uniforme y con globos blancos – y, tras la lectura del consabido manifiesto, se ordenó a los niños soltar los globos mientras restallaban los flashes de la prensa y los aplausos. Una coreografía perfecta. Y una muestra, no menos acabada, de falta de escrúpulos e impotencia por parte de los promotores de la protesta.

Digo falta de escrúpulos porque se precisa de mucha relajación moral para instrumentalizar a 25.000 niños de primaria y secundaria en defensa de tus intereses o/y tu ideología, y sacarlos al patio a exhibirlos junto a las pancartas que previamente les has hecho escribir. Y esto va tanto por los directivos y equipos docentes como por los padres que lo permiten. Y, por supuesto, por todo aquel que manipula a los niños y adolescentes, sea por la causa que sea, para intentar legitimar con la más abyecta demagogia sus particulares reivindicaciones...


Sobre la educación concertada trata nuestra última colaboración en el diario.es. Para leer el artículo completo pulsar aquí. 

Sobre arte y belleza (1ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)


Estimados amigos del taller de filosofía del Ateneo, tal como os prometí aquí va el texto completo de la charla sobre arte y belleza que me atreví a daros el pasado miércoles 19 de abril en el Ateneo de Cáceres. Como veréis, es un texto informal, para "uso interno", con el aparato crítico apenas apuntado, etc. (por lo que ruego que no lo difundáis). También os adjunto la presentación, que es un resumen de la ponencia. Y unas breves recomendaciones bibliográficas. También, y si queréis, podéis leer estos artículos, en los que se exponen, en esencia, las mismas ideas de la ponencia:
- "Para una teoría angélica del arte (I): Forma estética y trascendencia"
- "Para una teoría angélica del arte (II): Creación, inspiración, posibilidad"
- "Para una teoría angélica del arte (y III): La belleza"
También, sobre algunos otros temas que tratamos podéis leer estos otros artículos (en los que se exponen de forma más pormenorizada): "Lo feo de lo bello. El arte como ilusión"; "De cuando los cavernícolas de Platón se levantaron a pintar bisontes""Sobre el concepto de metáfora y metaforología en Hans Blumenberg" 

Muchas gracias por la asistencia y el debate, sin duda lo mejor de la tarde. Podéis utilizar los comentarios a la entrada para prolongar el debate, opinar, preguntar, aportar materiales, o lo que se os ocurra.

El próximo taller, sobre Poder y Política, tendrá lugar el miércoles 10 de mayo de 20 a 21.30.

domingo, 16 de abril de 2017

Drogas y educación.

Demonizar las drogas no sirve de nada. Los chicos saben, por experiencia (propia o ajena), o por simple lógica, que si la droga mueve tantas cosas (dinero, voluntades, artistas de moda), preocupa y escandaliza tanto y está tan prohibida, no puede ser que sea tan mala (si fuera tan mala nadie la querría y no habría que prohibirla con tanto ahínco). La primera regla de oro para educar a un adolescente es no tratarle como a un idiota. Las drogas, cabe llamar “recreativas”, tienen – como todas – contraindicaciones y peligrosos efectos secundarios (incluyendo los legales), pero también tienen efectos deseables para la gente que las consume. Con mil y un matices (hay gente que sabe de esto muchísimo), parece claro que todas ellas procuran estados psicológicos que podrían ser calificados, en sí mismos, de positivos (relajación, euforia, alegría, desinhibición y, a veces, una especie de abandono o de “liberadora” pérdida de conciencia). Así pues, si queremos que los jóvenes no incurran en “malos” hábitos tenemos que empezar por explicarles por qué son tan malas cosas que les parecen tan buenas a tanta gente... De todo esto trata nuestra última colaboración eldiario.es Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.