miércoles, 18 de octubre de 2017

La maldición de Babel


Hace tiempo tuve una animada discusión con unos compañeros filólogos. Les decía que, en mi opinión, los chicos ocupan demasiado tiempo en el aprendizaje de idiomas. Acaso el saber no ocupe lugar – les dije – , pero el tiempo que dedican los alumnos a aprender “cómo decir las cosas” lo pierden para aprender “cosas interesantes que decir”. Mis compañeros coincidieron conmigo en que los alumnos estudian muchas lenguas (tres mínimo, y hasta cuatro, en las comunidades autónomas con lengua propia), pero ellos lo veían justificado: “saber muchos idiomas – decían – es muy importante para tener éxito en la vida y una sólida base cultural”... Sobre esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Imágenes contra razones

Frente a ideas y razones hay ingenuos videntes que sentencian con una foto, o un vídeo, o una selección de datos, cosechados a placer aquí o allá. Le cuestionas lo que cree y te responde con ese sucedáneo del pensamiento que es un tuit, o con esa caricatura de juicio que es la descalificación, o con ese afilado mecanismo de defensa que es catalogarte o «retratarte» (o pretender que lo haces tú): o eres o no eres de los nuestros, o amigo o enemigo, o comulgas con mis principios o no. Ya ésta. Así no hay que pensar ni, mucho menos, dialogar.  
De todo esto trata nuestra última colaboración en El Periódico de Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Personas sin nación

La justicia es un asunto moral y, por tanto, de personas. Pero los pueblos no tienen moral, tienen costumbres, y la costumbre es solo el referente originario – no el fundamental – de la palabra “moral”.
De esta trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Sócrates en las ramblas.

El actor catalán J.M. Pou interpretando a Sócrates 
Sócrates (uno de esos extravagantes filósofos que enseño en clase) desobedecía a conciencia la ley – con todas sus consecuencias – cuando era expresión de la arbitrariedad de un tirano, y la obedecía a rajatabla – pese a costarle la vida – cuando era la ley de todos. En el Critón de Platón, Sócrates, pese a haber sido condenado a muerte sin motivo, y aún pudiendo escapar con facilidad, no encuentra razones para desobedecer la ley. Es más racional – piensa – dejarse matar, siendo ya viejo (y sospechando la futilidad de la muerte), que poner en peligro la autoridad de la ley que, mal que bien, nos protege a todos de la arbitrariedad de los tiranos y de la voluntad de los que no tienen más razón que la de ser más (es decir, ninguna)... Sobre este asunto (y el problema de Cataluña) va esta nueva colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El enigma de la izquierda independentista

¿Qué misterio explica que gran parte de la izquierda (la CUP y sectores de Podemos y sus confluencias) se declare afín al independentismo catalán, hasta el punto, incluso, de alinearse con partidos de ideología tan liberal o socialdemócrata (PdCAT o ERC) como la de los partidos (PP, PSOE) que descalifican como “casta” en España? De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo pulsar aquí.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Tolerancia religiosa y educación ética.

Es un profundo error marginar las materias filosóficas, o confinarlas, como se hace con la formación ética en la LOMCE, a aquellos alumnos que no cursan ninguna opción religiosa, como si fueran ellos (los que no dan religión) y no los que son educados en dogmas religiosos desde pequeños, los únicosque necesitasen ser educados en el ejercicio libre y crítico de la razón. Así, por paradójico que resulte, y pese a las constante apelaciones al diálogo y la comprensión de los credos del prójimo (incrementadas, como es habitual, tras un atentado terrorista), nuestro sistema educativo se empeña en segregar al alumnado según sus creencias religiosas o la ausencia de ellas, distinguiendo, además, y peligrosamente, la formación religiosa de la formación en el espíritu crítico y racional que proporciona la filosofía (enviando a unos alumnos a las aulas de religión y a otros a las de ética y ciudadanía). La escuela deja de ser, así, un lugar de integración y convivencia para convertirse en un archipiélago de islas separadas por muros ideológicos difícilmente franqueables...
De todo esto trata nuestra última colaboración el diario.es, esta vez junto a mi colega Ricardo Hurtado Simó.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Menos resiliencia y más resistencia. Sobre el "poscapitalismo" de W. Streeck y la ideología de la “resiliencia”.


Frente al futuro incierto y hostil que se les avecina, se empuja a las nuevas generaciones a un sobreesfuerzo formativo que parece a todas luces frustrante, pero que es promovido como paliativo al desempleo y sostenido por la ideología de la “resiliencia”, es decir, por todo el sistema de creencias que al “ethos” protestante del trabajo duro y la competencia individual añade los valores de la “psicología positiva”. Desde esta perspectiva ideológica nuestros alumnos deben formarse y competir hasta la extenuación, y entregarse luego, sin reservas ni garantía alguna, al mundo absolutamente disruptivo del mercado laboral global. Y deben hacerlo, además (¿cómo soportarlo si no?) con invencible optimismo, interpretando las nuevas condiciones laborales (tan abusivas como puedan ser las ansias de beneficio de un mercado ingobernado) como ocasión para desarrollar y poner a prueba su autonomía e ingenio, y autoculpabilizandose, por ende, de todo posible fracaso. Todo ello a cambio de un improbable empleo extenuante y mal pagado, la obligación moral (tan a la americana) de “tener un sueño” (cuanto menos realista mejor) por el que luchar sin descanso, y el consumo compulsivo de mercancias de bajo coste – incluyendo entre ellas a las relaciones humanas en red – ... De todo esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.



miércoles, 30 de agosto de 2017

¿Por qué es delito incitar al odio?

Si el simple justificar el odio o la violencia fuese un delito no solo habría que cerrar mezquitas, sino bibliotecas, redes sociales y todos los bares del país. De otro lado, nadie incita al odio o la violencia en estado puro. La gente odia cosas concretas (a la cultura occidental, a los homosexuales, a los musulmanes...) porque cree que encarnan cosas malas, y aunque son juicios muy torpes, todo el mundo tiene derecho a odiar lo que le parece odioso, a expresarlo, y a decidir por sí mismo el valor de los odios y las filias ajenas (sin que todo esto tenga que regularlo ninguna ley). Mientras no se pase de aquí (de la expresión y la discusión sobre valores) no debería haber delito alguno... De este asunto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí. 

viernes, 25 de agosto de 2017

Jóvenes mártires

Leía hace años que para saber lo que para ellos representaba Europa se pedía a unos escolares marroquíes (todos varones) que hicieran un dibujo. Muchos dibujaban estas tres cosas: un coche, una casa, y una mujer rubia. "Un coche, una casa y una esposa rubia" representa un modelo básico de bienestar y felicidad transmitido por las series de televisión occidentales. Pero no está lejos, en esencia, del cielo prometido a los jóvenes mártires yihadistas. En el impresionante documental francés “Soldados de Alá” uno de los jóvenes aspirantes al martirio desvela ante una cámara oculta su imagen del paraíso. Allí – dice – “tendrás tu caballo a tu lado, que estará hecho de oro y rubíes” y “verás un palacio inmenso (…) y será solo tuyo”, y “tendrás mujeres que solo querrán estar contigo”. Caballo, palacio y harén son – en su versión de las mil y una noches – el mismo imaginario (coche, casa y rubia) con que sueñan Occidente los niños marroquíes.  Sobre esta trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 17 de agosto de 2017

De "turismofobia" nada.

El turismo es la vulgarización mercantil de la antigua y aristocrática costumbre del viaje formativo. Aun así, y por eso, conserva – poniéndolo, además, al alcance de muchos – una sombra de aquellos fines y valores que inspiraban a los viejos viajeros (el anhelo de conocimiento, el ideal cosmopolita, la aventura de ponerse a prueba a sí mismo...). Por ende, en algunas partes del mundo (como Extremadura), el turismo sostenible y de calidad es casi la única forma de librar al patrimonio natural y cultural de formas mucho más predadoras de explotación. Así que de “turismofobia” nada. De regular, planificar, contener, encauzar y ennoblecer el negocio turístico – es decir, de hacer política para el bien común–, en cambio, todo. De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí. 

miércoles, 9 de agosto de 2017

Cultura y bostezo.

Personas ante un ventanal en el Museo Stedelijk (Amsterdam)
Decía el filósofo Gustavo Bueno que la cultura es el nuevo opio del pueblo, una versión secularizada de la gracia divina. Promete librarnos de la mediocridad y la insignificancia tal como la gracia de nuestra naturaleza pecaminosa y mortal. Pensaba en esto mientras bostezaba, días atrás, ante una de las obras clásicas del Festival de Teatro de Mérida. Era insufrible. Pero nadie se movía. ¿Cómo es que la gente no se levanta en masa y se va – me preguntaba – con la misma rapidez con que cambia de canal en la TV? ¿Será que disfrutan de verdad, como no soy capaz de hacerlo yo?¡Quia! … Me juego lo que sea a que mis vecinos de localidad estaban tan aburridos como yo. Es imposible que personas formadas en el espectáculo audiovisual puedan disfrutar con versiones pedantes, mortecinas y de cartón piedra de lo mismo que pueden ver y entender, mil veces mejor, en el cine. ¿Entonces?...
De esto trata nuestra última colaboración el El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

martes, 8 de agosto de 2017

Podemos y los pactos de gobierno.

Hace unos días las bases de Podemos en Castilla-La Mancha aceptaron la propuesta de un pacto de gobierno (en minoría) con el PSOE, si bien con la oposición de algunos sectores y la reticencia de otros. A la vez, y aquí en Extremadura, se han iniciado los encuentros entre el gobierno del PSOE y Podemos para negociar los presupuestos autonómicos del próximo año. Todo esto ha despertado la controversia entre las diversas corrientes ideológicas (unas favorables y otras opuestas al acercamiento con el PSOE) que confluyen en Podemos. ¿Debe Podemos pactar políticas sustantivas con el PSOE? ¿Debe – sobre todo – subscribir pactos de gobierno – en todos los ámbitos de la administración – con los socialistas?
De esto trata nuestra última colaboración en el diario.es Extremadura. Para leer el resto del artículo pulsar aquí. 

miércoles, 2 de agosto de 2017

Maternidad subrogada: ¿Libertad o dignidad?

Jean Marchand. Maternity (1921)
El problema de si debemos regular legalmente (o prohibir) los embarazos subrogados (los “vientres de alquiler”) es, al fin, un asunto de principios. Diríamos que el principio favorito de los defensores de la regulación es el de la “libertad”, mientras que el preferido de los prohibicionistas es el de la “dignidad” de la persona gestante.

¿Libertad o dignidad? El asunto no es, ni muchísimo menos, tan simple. Ya el propio concepto de libertad es problemático. Para unos consiste en “hacer lo que te propongas sin otro impedimento que los propios límites y el derecho de los demás”. Pero para otros consiste en otra cosa, por ejemplo en “actuar según principios aceptados racionalmente por uno mismo”.


La primera de las acepciones es común a las posiciones políticas liberales. Se funda en la voluntad (en la pura elección subjetiva) antes que en la razón y en una noción básica del principio de propiedad (que algo sea mío – mi cuerpo, mi vida... – significa que hago lo que quiero con ello). Muchos justifican la maternidad subrogada (y otros asuntos no menos polémicos como la prostitución, la venta de órganos o el aborto libre) atendiendo a esta concepción de la libertad...

Sobre todo esto trata nuestra nueva colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.